Jesús Garmendia se impuso con “Valut 2” en el vibrante desempate del Trofeo CaixaBank

Con un emocionante desempate se cerró la segunda jornada del CSI3* Maeza, que se está disputando en las instalaciones de Yeguada Finca Maeza, en el municipio asturiano de Sariego. Con un ritmo endiablado, Jesús Garmendia se impuso en el desempate que decidió la clasificación del Trofeo Caixabank, prueba grande de la jornada.

Con muchísimo público en el entorno de la pista de Yeguada Finca Maeza, el Trofeo CaixaBank colmó las aspiraciones de cualquier buen aficionado hípico, con emoción a raudales en el desempate. La prueba, con alturas de 1’45 metros, se disputó según el baremo Winning Round, con una manga de ganadores reservada a los 14 mejores. Dos de los jinetes clasificados, Eduardo Álvarez Aznar y Teresa Blázquez, decidieron no participar, por lo que el desempate quedó reducido a 12 binomios.

El primer participante fue Kevin González de Zárate y el súper rápido jinete alavés hizo honor a su fama con “Conthargos Rouge”. Sus 38’33 segundos parecían inalcanzables y aunque varios conjuntos lo intentaron y se quedaron cerca, Kevin llegó al tramo final de desempate liderando la clasificación.

Sin embargo, otro jinete vasco, el experto Jesús Garmendia, que está haciendo un magnífico concurso, iba a hacer posible el cambio de líder. El donostiarra arriesgó al máximo con el veterano alazán “Valut 2” y logró lo que parecía imposible: batir a Kevin. El cronómetro se paró en 37’69 segundos y Jesús Garmendia pudo recibir el Trofeo CaixaBank en la ceremonia de entrega de trofeos, de manos de Iñaki Gondra, Director Comercial de Banca CaixaBank Zona Norte.

El mexicano Fernando Martínez Sommer, que el viernes había sido segundo con “Lady van de Haarterhoeve”, fue tercero en este Trofeo Caixabank, con un tiempo de 39’28, mientras que Mariano Martínez Bastida perdió el triunfo al derribar el último obstáculo, cuando su tiempo le daba la victoria con “Elixir de Hus”.

Jesús Garmendia comentó tras su triunfo que “el recorrido previo me pareció muy técnico, se lo dije al jefe de pista, tenías que estar muy concentrado en todas las calles, necesitabas mucha concentración, porque era muy fácil que se escapase el derribo. Luego, en el desempate, lo más complicado fue la velocidad. Y también el último obstáculo, un vertical pegado a la valla. Arriesgué mucho en la entrada al doble, pude hacerlo poque mi caballo es habilidoso y todo salió bien”.

See all News